Llámanos

Qué es la microventilación

¿Qué es la microventilación que crea conflicto o, cuanto menos, dudas en cuanto a su funcionalidad y, sobre todo, aplicación?

microventilacion

La microventilación es un sistema de aireación integrado en ventanas que permite que la estancia reciba una pequeña cantidad de aire en pos del aseguramiento de la renovación de aire en las estancias.

Este modelo se integró como consecuencia de la prescripción del Código Técnico de la Edificación (CTE) en cuanto a la obligatoriedad de que las viviendas deban disponer de un sistema general de ventilación en comedores, dormitorios, salas de estar, aseos, cocinas y cuartos de baño y participaciones entre locales.

En un principio los sistemas se basaban en aireadores o aperturas fijas de la carpintería exterior que no permitían manipulación. Sin embargo, una vez el CTE aprobó e uso de sistemas de microventilación adaptados a la ventana, penetraron rápidamente en el mercado por su versatilidad.

Estos sistemas de ventilación pueden ser híbridos o mecánicos y deben permitir que el aire circule desde los locales secos a los húmedos, de ahí su importancia.

Técnicamente, estamos hablando de un dispositivo integrado en el herraje y que permite a la manilla o cremona (dependiendo de si hablamos de PVC y madera o aluminio, respectivamente) girarla hasta los 135º en relación a la posición de cierre y que nos deja una distancia de apertura de la ventana de entre 4mm y 5mm, lo que provoca la aireación.

La microventilación es un sistema más avanzado que el de los aireadores fijos, incorporado en el CTE, que además permite un control por parte del usuario a diferencia de los aireadores fijos que antiguamente se instalaban.

Es importante destacar que ya que se prescribe su instalación en el CTE, los sistemas de microventilación deben cumplir una prescripción de norma basados en la UNE EN 12207:2000 para impedir que el aire entre en exceso.

Y la controversia nace, como siempre, de la incomprensión del ser humano y erróneo posicionamiento ante las más simples opciones que la vida coloca en nuestro camino, haciendo gala de una innata tendencia a complicarlas.

La gestión de la microventilación depende de la conciencia y comprensión de las personas a cargo de esa gestión.

Cuando compramos nuestro automóvil nos viene con cierre centralizado de serie. Si por la noche decidimos no cerrarlo y nos roban el vhículo, el problema es exclusivamente nuestro y en ningún caso podemos reclamar al concesionario sobre el mal uso que he hecho del sistema incorporado ya que la responsabilidad de uso y disfrute es nuestra.

Por la misma regla de tres, si adquirimos ventanas con sistema de microventilación siendo fieles al CTE, cuesta entender cómo se argumenta a posteriori que la microventilación atenta contra el control de la eficiencia energética porque dejar esa mínima abertura impide una correcta gestión del ambiente interior, lo que condiciona el acondicionamiento ambiental interno.

La responsabilidad del fabricante es inducir a comprensión al usuario de la ventana sobre los tiempos y la sistemática de uso de la microventilación y la responsabilidad del adquiriente es entender y aplicar esas normas con diligencia y cuidado de forma que estemos cumpliendo los dos requisitos ineludibles de un sistema de cerramiento: convertirse de forma eficiente en limitadores de la demanda energética y apelar al Código Técnico de la Edificación en su prescripción sobre la necesidad de disponer de sistemas generales de ventilación en los edificios.

Ser proactivo en comprensión podría ayudarnos a dar solución a muchos dilemas que, de base, parece que no tienen razón de ser.

Y en última instancia, los profesionales del cerramiento están siempre a nuestra disposición para ofrecernos esa comprensión que a veces, por lógica, no vislumbramos.

Si nos queda claro lo que es la microventilación, ya tenemos un argumento de valor para su uso eficiente.

Guillermo Llofriu Cañellas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *